Veinte años han transcurrido ya desde que el autor de los libros que han marcado la infancia de muchos de nosotros falleciera, el 28 de agosto de 1995. Hoy rendimos homenaje a un grande, a Michael Ende. Muchos de vosotros lo conoceréis por sus dos obras más famosas: Momo La historia interminable. ¿Cuántos de vosotros no queríais ir a ayudar a Atreyu a salvar el mundo de Fantasía? ¿Cuántas veces hemos soñado con volar a lomos de un Fújur? ¿O cuántas tortugas Casiopeas ha habido desde que leyéramos Momo por vez primera?

Michael Ende supo y sabe llegar al corazón de los más pequeños y de los más grandes, pues sus obras, escritas aparentemente para niños, esconden unos valores fundamentales para la vida humana, adulta y no adulta. En la misma línea intelectual que el maestro Tolkien, las obras de Michael Ende son una lección de vida.

Hoy las redes sociales están llenas de mensajes de niños grandes que muestran sus respetos por el padre de Atreyu. En Suma-T no podíamos quedarnos atrás en el homenaje. Michael Ende es un autor vivo, presente, tierno, maduro y muy necesario en la educación básica de los niños pequeños.

Gracias a Momo aprendemos a escuchar, a no juzgar a las personas, y a valorar la vida. Gracias a Atreyu abrimos nuestra mente a nuevos mundos, a nuevos horizontes, nos sensibilizamos con seres que no son como nosotros.

Él supo huir de los hombres grises y ahora es eterno.