Conforme se ha ido descubriendo más sobre Plutón, han ido surgiendo una serie de elementos planetoides (satélites, lunas, etc.) que antes se desconocían. Todos estos elementos nuevos necesitan un nombre con el que poder identificarlos y clasificarlos. De este hecho surge una pregunta: ¿quién elige los nombres de los planetas y los de sus acompañantes espaciales? Si nunca te has planteado el origen de los nombres de los planetas, sigue leyendo.

La Unión Astronómica Internacional (UAI) es la encargada de aprobar todos los nombres en los planetas y satélites del Sistema Solar. Desde hace unos cincuenta años el ritmo de descubrimientos ha sido tan acelerado que la UAI se ha visto forzada a establecer algunos criterios para evitar que el ejercicio de nominar se volviera un caos y un descontrol. Así, casi cada planeta y satélite tienen asignadas unas normas de nomenclatura; por ejemplo: Plutón, que recibió ese nombre en honor del dios griego del inframundo, está acompañado por cinco satélites de nombres igualmente tenebrosos: Caronte era el barquero que conducía a las almas al reino de Plutón cruzando la laguna Estigia (otro satélite); Nix, la diosa de la oscuridad y mamá de Caronte; Hidra, un monstruo de doce cabezas que Hércules hubo de despachar como parte de sus famosos trabajos y Cerbero, el perro tricéfalo que guardaba la entrada del Averno.

Nosotros nos preguntamos: ¿llegará un punto en el que los descubrimientos espaciales sean tantos que nos quedemos sin nombres? ¿Quién sabe?

SailorMoonWallpapersupersailormoon2249206800599

Como no podemos explicar el origen de todos los elementos estelares, solo vamos a poder explicar los nombres de los planetas más conocidos: Plutón, Neptuno, Urano, Saturno, Júpiter, Marte, Tierra, Venus, y Mercurio, como las guerreras de la serie Sailor Moon

Neptuno: su nombre en honor al dios de los mares en la mitología romana, hijo de Saturno y por lo tanto hermano de Pluto y Júpiter.

Urano: es el dios del y según la mitología griega, era hijo y a la vez esposo de Gea, la diosa de la tierra.

Saturno: Saturno proviene del latín Saturnus y en la religión romana era el dios de la agricultura y las cosechas. Junto a Ops, la diosa romana de la fertilidad, son los padres de Neptuno, Júpiter y Pluto.

Júpiter: es el dios supremo de la mitología romana. Hijo de Saturno y Ops, gobernó, según los romanos, a todos los demás dioses.

Marte: el planeta rojo, ¿por qué se llama Marte? Marte se llama Marte, justamente, por ser rojo. El rojo representa la sangre, y en la mitología romana Marte era el dios de la guerra.

Tierra: Tierra proviene de la diosa romana Tellus, que tiene su equivalente en Gea, la diosa griega de la tierra.

or ser el objeto más brillante del cielo en la noche, fue nombrado en honor a Venus, la diosa romana de la belleza y el amor. Su equivalente en la mitología griega es Afrodita.

Mercurio: el planeta más cercano al sol obtuvo su nombre en honor al dios romano Mercurio, el dios del comercio y mensajero de los dioses, que se caracterizaba por su agilidad y velocidad.