La Tierra iluminada. Así es como se ve nuestro planeta en la imagen que publicó la NASA el pasado 6 de julio. Una fotografía tomada por el satélite Observatorio Climático del Espacio Profundo, un observador espacial que partió el 15 de febrero de este año rumbo al Sol desde Cabo Cañaveral (Florida) a bordo de un cohete Falcon 9, de la compañía SpaceX. Su misión es la de vigilar la actividad  de esta estrella para afinar las predicciones meteorológicas espaciales que permitan anticipar su impacto en la Tierra.

Tomada desde 1.500.000 millones de kilómetros, la fotografía muestra las regiones norte y central de América envueltas en un aura nebulosa provocada por la dispersión de la luz solar en el aire de la atmósfera.El disparó lo lanzó una cámara EPIC (Earth Polychromatic Imaging Camera, es decir, una cámara de imagen policromática de la Tierra) que permite la captación de imágenes en 10 bandas distintas (desde el ultravioleta al infrarrojo cercano) para estudiar diferentes fenómenos terrestres. La altitud de órbita permite al satélite observar fenómenos del Sol —como el viento solar— y su influencia en el clima terrestre.

Estas primeras imágenes muestran los efectos de la luz solar dispersadas por las moléculas de aire, dando a la imagen un tinte azulado característico.